Ha llegado el día.

Publicado en por Nunca es tarde.



                                                                                                       manita nioconmano mama9[1]


Prometo guardarte en el fondo de mi corazón. Prometo encender en tu día especial una vela y soplarla por ti y prometo no olvidarte nunca “




Hoy ha llegado el día. El día que no quería que llegara. No quería escribir esto, lo veía tan lejano que llegó el día y tampoco se como exponer todo lo que llevo dentro en un papel.

Ha llegado el día, el día de relatar nueve meses después, como se vive esperando algo que al final no llegó y que tendré que conformarme con el recuerdo, pero en esta ocasión el presente lo acompaña y tendré que conformarme con el recuerdo para siempre, sin que alguna vez se haga realidad.

No se como empezar a explicar lo que pasa por tu cabeza cuando te dicen que en nueve meses cambiará tu vida. Es una ilusión mezclada con nervios y algo de miedo.

A todo esto, le sumo el enterarme de una noticia que me rompió mas los esquemas. Pase una semana tirada en al cama, llorando, no sabía como hablar con mis amigas para disimular la rabia que tenia dentro, lo gilipollas que me sentía en ese momento y pensar, como los demás lo estaban pasando estupendamente de vacaciones sin saber que para ellos también iba a ser un golpe.

Y así se lo tomaron, si hija si, es así de duro, pero desde el primer momento nadie te quería.

Me arme de valor, me tragué todo lo que llevaba dentro en muchas ocasiones, me calle muchas cosas y me prometí a mi misma que no sacaría mi agresividad con la persona que no merece ni ser nombrada, solo para que por lo menos te tocara a través de su mano. Que pudiera sentirte, con lo pequeñita que eras. A
l fin y al cabo y a veces muy a mi pesar, también tenias parte de él.

Pero parece ser que a veces, las personas desean que algo no vea la luz y lo consiguen. Me resulta imposible describir el momento en el que me dijeron que ya no estabas, la fría noche en la que me tuve que armar de mucha paciencia y llevarlo todo muy bien asumido para que no acabara volviedome loca. 

No puedo ponerme a teclear sin que en mi mente vea ese momento y empiece a llorar, no puedo explicar lo duro que es salir de un sitio como aquel sentarte en un banco y llorar con una rabia sabiendo que la persona que tenía que estar allí, no estaba. Sabiendo que todo se había acabado y que debería de seguir mi vida como hasta entonces, pero esta vez sin tí.

Pero soy fuerte, nadie tiene el placer de conocerte.

Serás la “espinita” clavada para toda la vida, seguramente que igual a estás horas ya me hubieses cambiado la vida, sabría que sería esa sensación de ver algo que has creado tú y sobretodo igual me sentiría la mujer mas feliz del mundo o conocería de cerca la sensación mas maravillosa de tener algo para siempre.

A veces me pregunto que parte de nuestro destino se quedo por el camino y te pongo parecido con cada cosita pequeña que veo, porque pienso y imagino que serías así, pero por desgracia no has podido ver la luz y nuestros destinos cruzados por los abismos de unos hilos no han querido vernos juntas, pero no importa.

Aunque no nos hayamos conocido yo te voy a querer SIEMPRE.


mamá.

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post